Boda Colonial

El sitio elegido para la celebración de la boda de Paula y Kike tenía un encanto especial, por su magnífica ubicación y porque allí se habían casado los padres de la novia.

El lugar nos inspiró inmediatamente, esos techos de madera con ventiladores emanaban un encanto colonial que nos cautivó. A partir de ahí desarrollamos todo el material en tonos tostados y café. Teniendo muy presente el film Memorias de África, disfrutamos creando rincones evocadores: un coqueto tocador, un espacio para colgar tocados, un precioso distribuidor de mesas, un rincón de los deseos para colgar fotos…

Las mesas iban nombradas con países africanos y decorados con bajoplatos de rattan y cajas con margaritas. Instalamos mosquiteras, espejos, jaulas colgadas del techo y una precioso escenario decorado a modo de salón en el disfrutamos de un monólogo a los postres. Había mesas dulces con infinidad de tartas, mesas de mojitos, barras de ginebras.

Para el cóctel y la recena utilizamos un espacio junto a la playa privada con un sabor mucho más marinero, con rincón de cervezas del mundo, mesa de sushi, plancha de huevos con sobrasada y precioso bar con zona chill out. Hubo un dúo de piano y violín interpretando bandas sonoras de películas, un grupo de música ochentera durante la barra libre, flamenco durante la recena y dj hasta la madrugada.

Las invitadas aguantaron con unas preciosas bailarinas en tono cobrizo que regalaron los novios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.